Pesca tu milagro

Cobrador-de-Impuestos-181012

En Mateo 17:24-27 encontramos que Pedro tiene una situación: le están cobrando impuestos, tiene que pagar por el y Jesús. No tiene el dinero y va donde Jesús (Oye, estos son gastos de la compañía y estamos en gestiones de trabajo) para que le de el dinero para pagar a los cobradores. De seguro iba cantando un corito pues sabia que Jesús tenia a Judas de tesorero y era cuestión de llenar una forma para que Judas le diera un remesa y pagar los impuestos. Sencillo. Lamentablemente para Pedro NO iba a ser tan sencillo. Jesús le da unas instrucciones. Ve al mar, echa un anzuelo y en el primer pez que saques, pez con moneda en la bocaábrele la boca y hallaras un estatero  (equivalente a dos dracmas) tómalo y paga por ti y por mi. Ya imaginaran el resto de la historia.

Jesús pudo haber dado instrucciones a Judas para pagar los impuestos, pero como todo buen maestro, aprovecho la oportunidad para dar una lección a Pedro ( y a nosotros): Para resolver su situación, Pedro tuvo que tomar acciones poco convencionales ( seamos realistas, cuan difícil es creer que cuando necesite dinero voy a ir al mar a pescar y en el 1er pez encontrare el dinero que necesito).

Existen 2 dimensiones en este relato, la tierra y el mar. Pedro se encuentra en la tierra (terrenal) y no encontrando lo que necesitaba, es enviado por Jesús al mar (espiritual) con unas instrucciones especificas. Así como Pedro tuvo que esforzarse para sacar su provisión de donde no la tenia, nosotros tenemos que hacer igual.

  1. Debemos de estar claros en lo que necesitamos, (Pedro necesitaba dinero).
  2. Debemos cambiar nuestra perspectiva de recibir nuestro milagro de una forma no convencional,
  3. Estar dispuestos a obedecer (accionar) cualquier instrucción que nos sea dada.
  4. Tener la certeza que lo recibiremos.
  5. Ten paciencia. Cuando se pesca hay que estar dispuesto a esperar. Mientras esperas, trabaja tu ser espiritual, ora, lee la Biblia meditando en lo que lees. Hazte susceptible a la voz de Dios. Ejercítate en la misericordia y crucifica todo aquello que estorbe tu comunión con Dios. Aprende a perdonarte por lo malo que hagas y a agasajarte por lo bueno que hagas.

Lo mas probable este pensamiento suene uno reciclado. Quizás lo hayas tratado anteriormente y no te funciono. Te exhorto a que sigas tratando. Después de todo, somos seres espirituales con una experiencia humana. Al fin y al cabo es de humanos errar… pero lo mas importante es levantarse y continuar.

Te deseo una feliz  y fructífera pesca!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s